Bienvenid@a a MATSU Creación

Cuerpo-Frontera

Residencia de los artistas Mario Bastián, Isabel León, Patricia Cabrero y Ana Matey

cabezal-ombligos

MATSU CUERPO-FRONTERA-TERRITORIO

Por Mario Bastian 2014

 

En Agosto de 2014 nos encontramos 4 creadores en MATSU con el propósito de explorar desde el arte las relaciones Cuerpo-Frontera-Territorio, cada uno de nosotros con diferentes expectativas y visiones creativas respecto del cuerpo.  Ana Matey e Isabel León centran su trabajo en el arte de acción, Patricia Cabrero en la danza y un servidor que trabaja desde diferentes disciplinas como el vídeo, la instalación, el arte interactivo o el netart como puntos de observación del cuerpo.  Para mi trabajar con otras formas de entender el cuerpo y la creación siempre ha sido muy enriquecedor y revelador.

 

Comenzamos con una charla previa por videoconferencia semanas antes, hablamos de muchas ideas que después desarrollariamos entre ensaladas de verdolaga, gazpacho, tés, sabrosas comidas, hermosos paseos por el campo y la hospitalidad de Ana e Igor en MATSU.

 

Fue curioso como al enfrentar los conceptos cuerpo y frontera se producía en cada uno de nosotros ideas diferentes que finalmente estarían presente en todo el proceso de trabajo. Me pareció interesante seguir con la idea de  piel como frontera que había esbozado previamente a la residencia para explorar los límites de lo matérico con respecto al tiempo y al concepto de presencia. Parecía que lejos de discutir por qué camino iríamos, las diferentes ideas conformaban un puzzle que encajaba y hacía que fluyesen diferentes procesos de trabajo posibles.

Desde diferentes puntos de partida llegamos a percibir un espacio vacío, entre fronteras, entre cuerpos, un limbo que decía Ana Matey, y ese espacio nos acompañaría durante todo el proceso. Para mi era especialmente interesante el espacio situado en la línea que demarca toda frontera, y que no está ni de un lado ni del otro y lo más importante, susceptible de generar un nuevo espacio en sí misma.  Las conversaciones cada vez profundizaban más sobre estos conceptos pero teníamos un tiempo limitado y debíamos orientar el trabajo común para crear líneas de investigación concretas.  Mi trabajo suele hacer uso del azar y de la indeterminación así que propuse hacer video acciones que después se mostrarían mediante un patch o programa informático que desordenaría la línea de tiempo de la acción de forma aleatoria, intentando buscar ese limbo o espacio vacío por medio de la tecnología digital.  Hicimos grabaciones en tres localizaciones,  las acciones que surgieron fueron realmente intensas, estaban empapadas de las ideas y conceptos que estábamos trabajando, el reto era hacer perceptibles esos conceptos sobre los que trabajábamos mediante la fragmentación del tiempo, la simultaneidad de acciones en un mismo espacio y la re-elaboración continua de la una acción que no tendrían ni principio ni fin. Grabamos en una chopera y en el horizonte de un campo de trigo.  La última de las localizaciones fue realmente reveladora, se trataba de una parte de nuestro propio cuerpo, nuestro ombligo en una visión oclusal en el medio de un campo de piel. Cuatro acciones desarrolladas en el ombligo focalizado y fraccionado por el encuadre del vídeo como si se tratase de una geografía posible del cuerpo, la piel como frontera.

Todas estas grabaciones, pudieron complementarse, y dialogar entre ellas el cuarto día en forma de esbozo de posibles piezas mediante un set audiovisual con dos canales de vídeo que se proyectaban sobre el taller de MATSU.  Cada acción se proyectaba duplicada y a su vez en diferente tiempo, que era modificado continuamente por un programa informático que lo fraccionaba y hacía un “montaje” visual y sonoro aleatorio, cambiando también parámetros como la velocidad y el sentido de la grabación (hacía delante o hacia atrás) .  Todo ello creaba una video instalación basada en acciones que no tenía principio ni fin y que de algún modo me hizo reflexionar re-elaborando las relaciones entre los diferentes conceptos que estábamos manejando. En ese momento el proceso de trabajo para mi cobró un sentido y adquirió una dirección en la que seguir trabajando.

Textos e imágenes FRONTERA-TERRITORIO

Textos e imágenes FRONTERA-CUERPO

Texto de Sebastián Asioli e imágenes instalación final

residenciaAGOSTO4w

 

Mario Bastián, artista transdisciplinar volcado en procesos creativos en los que las tecnologías digitales originan áreas de coexistencia entre filosofía, política, ciencia y arte. En particular centra su trabajo en el cuerpo como proceso y campo de batalla.

 

¿Qué es el arte para ti?

Para mi la palabra «arte» está caduca y obsoleta, ya no define nada, se aplica a demasiadas cosas y el paradigma ha cambiado demasiado, creo más en la palabra «creación» porque además abre puertas a otras disciplinas y cierra otras que no me interesan.

 

Patricia Cabrero, coreógrafa, investigadora y docente de la danza y el movimiento. Su interés radica en la investigación corporal a través del movimiento.

¿Qué es el arte para ti?

En un momento como el presente, donde se combinan las demandas de una enorme abundancia comunicativa, una extensión de los transportes que induce el despliegue de trayectorias quebradas y biografías en zigzag a la vez que de formas de asociación inéditas, es difícil pensar en un propósito superior para las artes que el de realizar lo que estos proyectos se proponen: desplegar imágenes, textos, arquitecturas del espacio y del sonido, de modo tal que favorezcan la exploración por parte de colectividades numerosas, de nebulosas sociales nunca condensadas, de sus vehículos, moradas o mundos comunes.

( Estética de la emergencia. Reinaldo laddaga.)

 

Isabel León, artista que desde el 2006 centra su actividad en el arte de acción. Uno de los motivos se debe a la interacción con el público y cómo éste contribuye a que la obra exista. Concibe la creación artística como un acto estrechamente ligado a la vida. Con frecuencia, sus acciones son planteadas como juegos, retos o experimentos.

 

¿Qué es el arte para ti?

Es el aquí y el ahora en todo su esplendor.

Es el juego, el reto y el riesgo.

Es la intensidad y es la diversión.

Es la belleza dulce y cruda.

Es la toma de conciencia de la realidad, pequeña, inmediata, cotidiana… grande, trascendente, mística.

Es la comunicación pura, directa, abstracta y sutil al mismo tiempo.

 

Ana Matey,  “Mi trabajo son investigaciones en torno a preocupaciones personales sobre el tiempo y la identidad en nuestra sociedad. Generalmente lanzo mis propias incógnitas sobre nuestra manera de vivir. Para ello empleo todos los medios que tengo a mi alcance, el primero mi cuerpo, a través del cual siento y pienso el mundo…”

 

¿Qué es el arte para ti?

En este momento diría que arte es el poder de transformación que un individuo y colectivo ejerce sobre la materia, la mente y el espíritu, por lo que para mí arte es igual a vida.